lunes, 12 de noviembre de 2012

Escribir

Las películas sobre escritores siempre me motivan a escribir mi propia novela, con mucho entusiasmo salgo del cinema, llego a mi casa, apago la nevera, cierro la llave del gas, busco mi comida y me siento en el computador frente un blanco y sólido documento de office sin una sola letra en el. Allí es cuando empiezo a pensar, bueno y sobre que escribiría? Después pude leer libros que de nuevo motivaban aun mas a tomar un cuaderno y garabatear ideas sobre el próximo best-seller, pero como siempre después de los primeros dos párrafos todo se vuelve nublado, la mente divaga y comienzan a llegar las ganas de procrastinar.

Primero debí decidir que tipo de género literario utilizaría en realidad. Me gusta el realismo mágico, muy a lo García Marquez o a lo Laura Esquivel, también me interesaba lo descriptivo y casi periodístico de las novelas de Graham Greene, e incluso recientemente que leí a Heinrich Böll me fascinó su manera tan detallada de describir escenarios y situaciones.

En ultimas podria resumir escribir a mantener la cabeza concentrada en una idea y hacerlo por gusto, solo que de por si concentrarse en la idea es difícil. A veces me reconforta pensar que escribo una entrada de blog para mi mismo y para nadie más. así que puedo encerrarme en el la hoja de blog y publicar lo primero que salga de mis tripas, y menciono "tripas" porque creo que los que escriben con la cabeza no lo hacen de alma, en cambio aquel que tiene la idea en sus entrañas necesita sacarla desesperadamente para aliviar su digestión

Tres párrafos e increíbles deseos de procrastinar...

Related Articles

1 comments:

Cristhian Andrés Vesga Bermejo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=HSEf5pkGLBE&feature=player_embedded